Por Martín González y Eduardo Suárez

La última década ha resultado terrible para el mercado laboral español: entre 2006 y 2016, la tasa de paro pasó del 9% al 21%. El hundimiento, del que sólo ahora empieza a recuperarse el país, fue sustancialmente más profundo en unos lugares que en otros.

¿Recuerdas 2006? Se estrenó Volver, ETA atentó en la T4 de Barajas y España cayó contra Francia en los octavos de final del Mundial.

Muy pocos vislumbraban entonces la crisis que se avecinaba. Tampoco José Luis Rodríguez Zapatero, que al año siguiente proclamó en el Congreso que España jugaba en “la Champions League de las economías mundiales” y que era la nación “que más partidos gana, la que más goles ha metido y la menos goleada”.

Zapatero tenía motivos para estar contento: hasta 32 provincias registraban una tasa de paro por debajo del 10% y el desempleo bajaba de forma notable en provincias con problemas como Cádiz o Badajoz.

El espejismo de 2006 se desvaneció con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria dos años después. La entrada en el euro, el crédito fácil y la liberalización del suelo crearon empleo y riqueza durante una década. Pero también pusieron las bases del desastre posterior.

Así empezó todo

El detonante fue la crisis de las hipotecas basura en Estados Unidos, que desencadenó la caída de Lehman Brothers y el hundimiento del sistema financiero internacional. Los bancos dejaron de financiar hipotecas, los constructores dejaron sus promociones a medias y el paro se disparó en todas las provincias de España, aunque no en todas por igual.

En el gráfico anterior se aprecia claramente que el desempleo no es un fenómeno homogéneo y varía según el eje Norte-Sur. Catorce de las 15 provincias con más paro pertenecen a las comunidades autónomas de Canarias, Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura. La otra es Ávila, cuya tasa de paro refleja quizá los efectos del desplome de la construcción por su cercanía a Madrid.

La tabla que incluimos aquí debajo indica las 10 provincias donde el paro se ha disparado más durante la crisis: seis andaluzas, tres castellano-manchegas y de nuevo Ávila.

Las provincias donde ha subido más el paro

En el extremo opuesto se encuentran las provincias con un mercado laboral más estable. Es decir, aquéllas donde la tasa de paro se ha movido menos durante la crisis. En esta lista no hay una sola provincia del Sur. En cabeza se encuentran las tres provincias vascas seguidas de Navarra, A Coruña y provincias de Aragón y Castilla y León.

Hay provincias con poco paro que no están en esa lista como Teruel, La Rioja o Lleida. Allí el paro se había desplomado antes de la burbuja y ha subido un poco más después.

Las provincias donde ha subido menos el paro

Provincia20062016Diferencia
Álava8.7%10.7%2
Guipúzcoa5.7%10.5%4.8
Vizcaya8.8%14.8%6
Burgos9.4%15.4%6
Salamanca11.1%17.1%6
A Coruña9.6%16.1%6.6
Huesca6.4%14%7.6
Valladolid8.5%16.1%7.7
Navarra6.3%14.3%8
Ourense12.3%20.8%8.5

El paro sigue siendo el problema que más preocupa a los españoles. Según el barómetro de mayo del CIS, el 75% de los encuestados considera que el paro es uno de los tres grandes problemas de España.

Ese porcentaje apenas rozaba el 35% en septiembre de 2007: unos días después del estallido de la crisis de las hipotecas basura que se llevaría por delante cientos de miles de empleos en la construcción.


Fuente: INE.

No incluimos datos de Ceuta y Melilla porque, de acuerdo con el INE, los errores de muestreo son elevados.