El resultado electoral arroja un escenario incierto. Al igual que ocurrió en diciembre, ningún partido ha logrado una mayoría suficiente para gobernar. Estos son los acuerdos que podrían evitar unas terceras elecciones. Algunos son más probables que otros pero todos evitarían que los españoles tuvieran que volver a votar.

1. Un PP en minoría

Mariano Rajoy ha mejorado en 14 escaños sus resultados de diciembre. Pero es posible que esa mejora n0 le permita gobernar. Rajoy podría gobernar en minoría. Pero para ser investido necesita la abstención o los votos del PSOE y de Ciudadanos, cuyos líderes ya han advertido que no votarán por él.

Durante la campaña, Rajoy ha advertido que percibe esa condición como un chantaje y no hay ningún mecanismo que pueda obligarle a dejar el liderazgo del partido si no lo quiere dejar. Y no parece que quiera dejarlo después de mejorar sus resultados de hace seis meses.

Su futuro político depende de que PSOE o Ciudadanos acepten que puede seguir al frente del Gobierno. Albert Rivera ha anunciado que está abierto a facilitar la investidura de otro candidato del PP. Sánchez ha dicho que tampoco apoyaría a otro candidato pero es posible que sea otro líder socialista quien tome esa decisión.

2. Un pacto de la izquierda

A Pablo Iglesias le ha salido mal la jugada. Su alianza con Izquierda Unida no le ha permitido superar al PSOE ni en votos ni en escaños. Unidos Podemos no ha sido, como anunció su líder durante la campaña, la gran alternativa al Partido Popular.

El dilema que afronta ahora Iglesias es muy similar al que afrontó después de las elecciones de diciembre: respaldar o no la investidura de Pedro Sánchez. Aun así, no bastaría con los votos del PSOE y Unidos Podemos para propiciar un Gobierno de izquierda. Sería necesario sumar los votos a favor de todos los nacionalistas y no parece que ese camino sea la opción preferida para los socialistas a día de hoy.

Además, el acuerdo entre Iglesias y Sánchez es ahora más difícil que hace unos meses. La negativa de Podemos a pactar ha disparado el rechazo que sienten hacia Iglesias los votantes del PSOE y ha complicado el acuerdo que podría desalojar del poder al PP.

3. La gran coalición

Rajoy ha anunciado que ésta es su opción favorita. Pero a priori se antoja una hipótesis difícil por la oposición de una parte importante de los votantes socialistas. Sería la opción preferida para Bruselas y para los mercados financieros y sería algo más sencilla con un líder socialista que no fuera Sánchez y con un presidente que no fuera Rajoy.

El futuro del líder socialista depende ahora de barones como Susana Díaz y de su voluntad de derrocar a Pedro Sánchez convocando un congreso extraordinario y acelerando su sustitución.

4. ‘El pacto del abrazo’

A priori no parece un acuerdo viable. La suma de los dos partidos está muy lejos de la mayoría absoluta y ni el PP ni Unidos Podemos tienen incentivos para facilitar la investidura de un candidato que no suma los votos suficientes para gobernar. El PSOE y Ciudadanos ni siquiera suman más diputados que el PP.

5. El pacto transversal

La última opción es el acuerdo transversal que Pedro Sánchez intentó después de las elecciones de diciembre. No parece probable que Pablo Iglesias vaya a facilitar el acuerdo que rechazo hace sólo unos meses. Y quizá tampoco Ciudadanos, cuyo pobre resultado podría reflejar un castigo de un sector de sus votantes al acuerdo de gobierno con los socialistas y un trasvase de votos hacia el PP.

En cualquier caso, un acuerdo de este tipo auguraría una legislatura breve, centrada en un programa económico de mínimos y un puñado de reformas de regeneración. A día de hoy, no parece una hipótesis factible. Pero su probabilidad puede ir creciendo si las semanas pasan y no se concreta ningún acuerdo más.

Etiquetas: interactivo, Elecciones, 26j.