Todos los sondeos auguran que el PSOE será el partido más votado en las generales del 28 de abril. Pero el color del próximo Gobierno dependerá de los votos que reciba cada partido y de cómo se conviertan en escaños. Sobre todo en las provincias pequeñas, donde el reparto es menos proporcional.

Para visualizar mejor esa batalla hemos creado esta calculadora, que permite hacer una estimación aproximada de los escaños de cada partido según su porcentaje de voto. Así funciona. Hay cinco barras que puedes mover: una por cada uno de los partidos que tendrán más escaños según las encuestas. Los controles te permiten modificar el porcentaje de voto de cada fuerza política y comprobar cómo ese cambio altera el reparto de escaños y la viabilidad de los posibles acuerdos después del 28A.

Al modificar el porcentaje de voto de un partido, el porcentaje de los demás permanece estable. Pero fíjate en la asignación de escaños: verás que cambia la del partido cuyo porcentaje modificas y a menudo también la de los demás partidos, que ganan o pierden escaños en cada provincia según los porcentajes de las fuerzas rivales.

Esta calculadora es sólo una aproximación. Refleja el número de escaños que podría lograr cada partido según el porcentaje de voto que le asignes. El resultado que cada partido logre el 28A en cada provincia dependerá también de muchos otros factores que no podemos calcular.

Los escaños los calculamos con un modelo estadístico que aplica el sistema d’Hondt. Ese modelo asigna un porcentaje de voto distinto en cada provincia a cada partido. Se calcula primero la diferencia entre el resultado nacional y el resultado del partido en esa circunscripción en 2016 y luego se extrapola esa diferencia a la situación actual. Al pie de este artículo explicamos en profundidad este método y el que hemos seguido para calcular los escaños de Vox, el único partido que no tuvo representación en 2016. En el apartado de “Otros” están incluidos PNV, Bildu, Coalición Canaria, ERC y PDeCat. Para simplificar no se permite cambiar su porcentaje de voto, que según un promedio de encuestas simple estará en torno al 6%.

A continuación planteamos cuatro escenarios que ofrecen una idea de la incertidumbre del resultado. Puedes ver el porcentaje y la asignación de escaños en cada escenario pinchando en el título que lo acompaña. No todos son igual de probables. Pero a día de hoy los cuatro son posibles y subrayan hasta qué punto es decisivo tu voto el 28A.

Escenario 1: Sánchez puede gobernar

Si el PSOE avanza dos puntos más durante la campaña, puede salir del 28A como el partido más votado y el único con opción de gobernar. El escenario que refleja esta asignación de escaños no permitiría un acuerdo entre PP, Ciudadanos y Vox pero sí un pacto transversal entre el PSOE y Ciudadanos y también un acuerdo entre Sánchez, Unidas Podemos y algunos partidos nacionalistas.

Escenario 2: Casado, a La Moncloa

Si el PSOE retrocede y Pablo Casado roza el 22%, se podría reeditar el acuerdo de Andalucía y devolver al Gobierno al PP. El escenario que refleja esta asignación de escaños, que sitúa a Ciudadanos con 54 escaños y a Vox con 35, dejaría a Sánchez sin ninguna opción de gobernar.

Escenario 3: Rivera corona a Sánchez

Albert Rivera ha anunciado que no pactará con el PSOE después de las generales. Pero sería difícil que Ciudadanos mantuviera esa promesa en el escenario que refleja esta asignación de escaños. Un resultado así no permitiría gobernar a ninguno de los dos bloques y Sánchez debería escoger entre buscar el apoyo de los nacionalistas y pactar su investidura con Ciudadanos.

Escenario 4: Bloqueo político

Las generales podrían arrojar un escenario como el que refleja esta asignación de escaños: ninguno de los dos bloques llegan a 176 escaños, tampoco suman PSOE y Ciudadanos y Pedro Sánchez sólo podría ser investido con los votos de todos los partidos pequeños, incluidos los diputados de Bildu y del partido de Carles Puigdemont. Ese escenario podría crear un bloqueo político y desembocar en unas elecciones anticipadas como las de junio de 2016.

Así quedarían los escaños por provincia

A continuación incluimos un cálculo de escaños por provincia según los porcentajes que están marcados. Es sólo una estimación aproximada y podría variar según otros factores.

Nota metodológica

Este simulador permite hacer un pronóstico del reparto de escaños en función de un resultado sobre voto válido a nivel nacional introducido por el usuario. Los valores iniciales corresponden al promedio de sondeos de Kiko Llaneras para El País.

Los votos de cada partido a nivel nacional se distribuyen a nivel provincial según las variaciones de los resultados de cada uno de ellos respecto a su media nacional en las elecciones generales de 2016. Por ejemplo, el PP obtuvo en 2016 un 33,01% a nivel nacional pero en Guipúzcoa obtuvo solo el 9,66%. Por lo que la variación del PP con respecto a su media nacional es de 0,29 (9,66 ∕ 33,01). Esto significa que si el resultado del PP en 2019 es de 20,7% a nivel nacional, suponemos que su resultado en Guipúzcoa será del 6% (20,7 ∗ 0,29). Este modelo asume que las variaciones de los partidos a nivel nacional se distribuirán de forma homogénea por todas las provincias.

Al ser un fenómeno nuevo y no tener resultados anteriores en algunas provincias, se ha realizado un tratamiento especial para Vox de acuerdo con las transferencias de voto de las encuestas (sabemos que aproximadamente el 60% de su voto viene del PP, el 18% de C's, el 4% de Podemos, el 3% del PSOE y el 15% de la abstención). Se asume que estas transferencias son iguales en todas las provincias.

Por problemas metodológicos, los casos de En Marea y Compromís no se han separado del resultado de Unidas Podemos a pesar de que no concurrirán juntos a las elecciones del 28A. Tampoco se ha tenido en cuenta el impacto de la coalición Navarra Suma, fruto de la unión de PP, UPN y Ciudadanos en la comunidad foral.

La asignación de escaños a las provincias está actualizada de acuerdo con el decreto del Gobierno según el cual Asturias y Valencia pierden un diputado a costa de Madrid y Barcelona.

Fuentes: Ministerio del Interior, El País.